domingo, 9 de octubre de 2016

Toledo y Don Quijote

























Cuando Don Miguel de Cervantes hizo aparecer en la ciudad de Toledo el manuscrito de Cide Hamete Benengelí, dando comienzo a la segunda parte de su inmortal obra Don Quijote de la Mancha, ¿sabría que años antes otro genio y en esa misma ciudad pintaba El entierro del Señor de Orgaz?.
Estos marcapaginas, alusivos a todo ello, se los compré en esa ciudad, a un Don Miguel que, además, me los rotuló por el reverso con una bella frase, y que por aquello de no faltar a verdad, se llama Paco del Pozo (adjunto sus datos).



5 comentarios:

  1. Éstos son de envidia.
    ¡ Maravillosos!
    Entiendo que se pueden pedir...Voy a informarme.
    ¡ Feliz día!

    Luisa

    ResponderEliminar
  2. Tú no has encontrado en Toledo el manuscrito de Cide Hamete Benengeli, pero ¡menudos marcapáginas has localizado de Paco del Pozo! A ver si, como en Don Quijote, con el tiempo, hay una segunda parte tan bonita como esta...

    ApertaSS

    Justa

    ResponderEliminar
  3. Obras de arte, sin duda, con esa rotulación tan especial . Una entrada magistral y es que Cervantes se lo merece.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Los quijotes: extraordinarios. La frase: la comparto totalmente. Los mps de Toledo y el Greco: la guinda de tan fantástica entrada.
    Saludos,
    Charo.

    ResponderEliminar
  5. Vaya entrada completa. Una maravilla. Conxi

    ResponderEliminar